Carta a mi madre

6
594
Mother and her Newborn Baby. Happy Mother and Baby kissing and hugging. Resting in bed together. High key soft image of Beautiful Family. Maternity concept. Parenthood. Motherhood

Recuerdo tu olor, tu piel, tu calor, tus besos, tus caricias…
No recuerdo tu peinado, tu peso, tu dolor…
(firmado: tu hijo)

Durante la etapa del puerperio, todo parece imposible. La casa, la lactancia, el descanso, la maternidad en general. Momentos de incertidumbre y amor que suben y bajan en una espiral de emociones que te llevan a límites insospechados. En ese momento nos planteamos, ¿estoy haciendo lo correcto? Si has seguido tu instinto, es evidente, no puedes hacerlo mejor.

Mientras van pasando los días todo se ve con mayor claridad, pero las cicatrices sobre la piel necesitan su tiempo para recuperarse. En ocasiones parecemos sonámbulos deambulando de un lado para otro, sin poder concentrarnos en nada específico, tan sólo (y tan mucho!) en cuidar a nuestro bebé. Me asombra como a pesar del cansancio, somos capaces de cuidar a un ser indefenso, dando lo mejor de nosotros mismos a pesar de la desconcentración y el agotamiento físico y mental que nos invade.

Su sonrisa te hace recuperar 5 horas de sueño perdido, unas uñas espantosas o la casa con las camas sin hacer. Mientras te repites, tengo que darle lo mejor de mi.

Ellos no recordarán si estabas despeinada, o si andabas todo el día en pijama. Pero si recordarán el amor incondicional que le demostrabas, con cada sonrisa, caricia y con cada toma (especialmente las de madrugadas). Tampoco recordarán si eres primeriza o tenías experiencia. Tan solo quieren sentirte, tu calor, tu olor… eso es lo que perdurará en su memoria.

Lo que más me sorprende es la naturalidad con la que fluye todo, especialmente el amor. Por eso, debes cuidarte para darle lo mejor de ti. Pero especialmente para disfrutar de la maternidad ya que cada momento es irrepetible e irrecuperable.

Haz aquello que te haga feliz y lo harás feliz a él.

Pilar Medina

 

6 Comentarios

  1. ¡Hola!
    La verdad es que no puedo opinar sobre lo que podéis llegar a sentir los padres por vuestros hijos, puesto que no soy madre aún.
    Lo más parecido que tengo a un hijo es mi sobrino de un año, y aunque obvio que el sentimiento no es igual, muero por ese enano. Así que si ya siento ese amor incondicional, ni me imagino lo que debe ser cuanto es tu propio hijo.
    Me ha hecho gracia lo de “Su sonrisa te hace recuperar 5 horas de sueño perdido”, porque mi hermana siempre lo dice jejeje El peque no duerme nada desde que nació, y mi hermana siempre me comenta lo duro que es, pero a la par que todo lo compensa una sonrisa suya aunque dure solo un segundo.
    También, me ha encantado la lanza que lanzas a la hora de que se reflexione sobre los cuidados de una misma.
    Besos guapa

  2. Llevas toda la razón debemos de darle lo mejor de una misma pero a veces estamos totalmente agotadas tanto física como mentalmente. Creo que muchas veces, sobretodo el primer mes de vida de nuestros hijos todos los familiares deberían de ayudarnos en lugar de darnos múltiples consejos.Además cada persona nos darán los consejos en referencia a lo que han vivido en su casa, por lo que los consejos de tu suegra no serán los mismos que los de tu madre o a su vez estos serán diferentes a los de tu amiga que ya tiene los niños más mayores.

  3. Hola Carolina!! En parte con los sobrinos también se despierta el amor maternal y lo de recuperar el sueño perdido con su sonrisa es fascinante, porque cada cosa nueva que hace o aprende te sorprende y entusiasma como si fuera la primera vez que ves a alguien hacer algo así.
    Lo de cuidarse una misma es importantísimo, porque con tanto lío, nos dedicamos plenamente al pequeño y se nos olvida cuidarnos nosotras.
    Un abrazo!

  4. Muy cierto lo que dices y cómo de necesaria es la ayuda de los más cercanos. Creo que sin es ayuda sería difícil sobrevivir!! jejeje En cuanto a los consejos, hago alusión a ellos en varios post, en este en concreto hago referencia al instinto de cada madre, cada una sabe o intuye lo que debe hacer, porque cada persona es un mundo, cada maternidad es un mundo y cada circunstancia es un universo de posibilidades. Gracias por tu aportación y te copio “llevas toda la razón”
    Un abrazo.

  5. Como me ha gustado esta entrada… mi peque tiene ahora 10 meses y medio y no me puedo creer cómo me ha cambiado la vida… el amor tan grande que siento por él, algo que jamás llegué a imaginar, y lo complicado que fue todo al principio, como bien dices. Muchas gracias por compartirlo con todos nosotros

  6. Gracias a ti por leerme. Veo que cada madre vive su experiencia a su manera pero en el fondo todas sentimos algo parecido.
    Un saludo!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here