Cuadros de niños, arte en los deditos

Esmartribu

Esmartribu

para familias 2.0

niño pintando un cuadro

¡Compárteme!

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on email

Cuando Ene era muy bebé, solo colgaba un cuadro en nuestro salón, una estenopeica que nos encantaba. Pero el resto de paredes estaban en blanco, así que decidimos crear cuadros de niños, y llenar nuestra casa de color y personalidad. 

Ahora tenemos varios cuadros en nuestra casa exclusivos, no son Goya, Murillo o Sorolla, pero tienen nuestro apellido. Cuadros pintados con los deditos de un artista en miniatura, en otras ocasiones con las manos e incluso con los pies. Arte de un pequeño pintor que tiene mucho que expresar. 

Con el paso del tiempo es gratificante pasar delante de ellos y ver la belleza que esconden, ya que nos recuerdan momentos únicos y divertidos en familia. Algunos lienzos decoran nuestras paredes, otros eran puro arte efímero que guardamos en nuestra retina e incluso a modo de foto en el móvil.  

Además de compartir el arte de crear, debes saber que estimular la creatividad desde tan temprano les ayuda en el desarrollo a través de la experimentación y trabajan la coordinación y psicomotricidad fina de manos y dedos.

Cada cuadro ha sido una experiencia diferente, y comenzamos a realizarlos antes de que Ene supiese dibujar, o incluso mantener algo entre sus manos. Antes de empezar, debes tener claro que, ¡todo se pondrá perdido! Pero el resultado final es único y exclusivo. Te contamos algunos detalles a tener en cuenta para preparar nuestra sesión artística con peques. 

Ropa para pintar

Antes de comenzar a pintar cualquier cuadro con un niño, debemos tener en cuenta la ropa, así que, tanto el niño como nosotros, nos pusimos ropa a la que no le teníamos mucho cariño. 

El lugar

Elige un lugar libre de obstáculos, despejado y lo más importante, con un suelo lavable. Si el suelo no se puede limpiar bien, intenta forrarlo con algún material que no resbale y luego puedas desechar. 

¿Quieres descubrir cómo hacer hacer cuadros de niños?  Allá vamos, color pintura y ¡acción!

Cuadro de niño pintado con 6 meses

Sí, con 7 meses pintó su primer cuadro. Un cuadro que a simple vista puede tener una composición fea, ya que no tuvimos en cuenta que la mezcla de todos los colores terminaría siendo un batiburrillo marrón. Pero para nosotros es un cuadro especial, lleno de amor y simbología. ¿Cómo lo hicimos?

 En esta ocasión, le pusimos un body insalvable, de esos que tienen manchas de plátano que no hay manera de dejar blanco. 

Materiales
  • Un lienzo, de esos que consigues en cualquier tienda de arte o incluso en grandes superficies. 
  •  Pintura al oleo para niños (puede ser cualquier otra, ya que no la van a tocar).
  • Film transparente (puedes sustituirlo por una bolsa transparente)
  • Muchas ganas de pasarlo bien
¡A pintar!

Cogimos el lienzo, y pusimos gotas de pintura en diferentes puntos del mismo. A continuación lo forramos bien con el papel film y a continuación… ¡comienza el juego! Pusimos a Ene sobre el lienzo y comenzó a jugar con los colores, gateaba y experimentaba con sus manos, los dedos, los pies… Quedando la obra de arte que ves a continuación, el cual titulamos «El primer Picasso». 

Cuadro familiar

Es muy habitual coger las huellas de los pies o las manos de los peques en un molde o en forma de pintura, como recuerdo. En esta ocasión, queríamos tener un recuerdo de toda la familia que decorase alguna pared de la casa, por lo que nos pusimos manos a la obra y creamos un cuadro con las huellas de nuestras manos.

No faltó un solo miembro de la familia, ya que hasta el Beagle que tenemos en casa, participó con sus pezuñas en el cuadro, (debo puntualizar que fue el más difícil, e incluso se nota una mancha en el cuadro). 

Cada uno eligió su color, y por orden, de mayor a menor comenzamos a mojarnos las manos y a dejar nuestra huella en el cuadro al que llamamos «Huella familiar 2016» 

¡Este fue el resultado!

cuadro familiar de manos

Cuadros de niños

Cuando Ene tenía 3 años, decidimos que se divirtiera pintando un cuadro, mientras le hacíamos una sesión de fotos como si de un pintor famoso se tratara. Así que montamos un escenario, lo vestimos con un mono vaquero, le pusimos todas las herramientas delante y a divertirse. Es otro modo de tener un recuerdo divertido, mientras ellos crean a su ritmo y con total libertad de expresión. 

Crea bonitos momentos, crea bonitos recuerdos. Cuelga en tu salón cuadros de niños, con nombre propio y exclusivo.